Ser flexibles es una de las claves de la salud.

Ser flexibles psicológicamente, que nos podamos adaptar a distintas circunstancias y comprender los puntos de vista y actuaciones de los demás sin juzgar. Esta comprensión nos dará paz, sosiego y por tanto, felicidad.

Ser flexibles inmunológicamente, que podamos disponer de cualquier componente del sistema inmune cuando lo necesitemos (Th1, Th2, Th3…) y que esté en calma cuando no lo necesitemos (que no esté activado crónicamente por una inflamación de bajo grado).

Ser flexibles metabólicamente, que nuestro cuerpo pueda usar como combustible muchas sustancias: ácido láctico, cuerpos cetónicos, grasa… y no sólo glucosa.

Si somos flexibles psicológicamente, nuestro sistema inmune y nuestro sistema metabólico también lo serán. Y al revés.

Tratando cualquiera de ellos, tratamos y afectamos a los tres sistemas, por ejemplo:

-Podemos tratar la resistencia a la insulina cambiando la frecuencia de las comidas,

-Utilizar grasas como combustible con pautas concretas de ejercicio físico o de comidas,

-Darnos cuenta de alguna creencia rígida que nos está limitando y sustituirla por otra que nos haga crecer…

Cualquiera de estos cambios afectará a nuestra manera de relacionarnos, nuestra visión del mundo y nuestra salud en su globalidad.

Sistema metabólico, sistema inmune y psicología van de la mano.

 

Mar Tárraga Salud Consciente

Mar
Mar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This