¿QUÉ ESTÁ LIMITANDO TU SALUD?

¿Por qué es tan sencillo acceder a determinada información y tan difícil acceder a otra? ¿Quién se encarga de que estén a todas horas en televisión, radio, internet… algunos datos o publicidad?

¿Es posible que haya algún tipo de interés comercial en que accedamos fácilmente a unas informaciones y a otras resulte tan difícil?

¿Qué papel tienen los laboratorios farmacéuticos y la industria alimentaria en el manejo de la información que nos llega?, ¿quién patrocina la mayoría de los anuncios publicitarios que salen en televisión?, ¿es una prioridad para ellos nuestra salud?.

Tenemos que tener en cuenta los filtros que están actuando sobre la información que recibimos.

No hablo de teorías conspiratorias, sino de ser conscientes de que si no estamos constantemente actualizándonos, pendientes de las últimas publicaciones y siendo conscientes de esto, la información que nos llega, tanto a pacientes como a profesionales, es la que manejan las grandes corporaciones que se encargan de que sepamos que su medicamento es el antiinflamatorio que mejor funciona, o como paciente, que el yogur X es estupendo para bajar los niveles de colesterol, por ejemplo.

A estas corporaciones no les interesa buscar porqué tenemos el colesterol alto o qué está produciendo esa inflamación, porque si lo hicieran y todos supiéramos que no necesitamos tomar ese yogur ni ese medicamento, sino cuidar nuestros hábitos, ¿quién compraría sus productos?.

Muchas de las patologías que padecemos se deben a los hábitos de vida que tenemos actualmente. Comemos a todas horas sin respetar nuestro biorritmo, nuestra vida es sedentaria, los alimentos que ingerimos sería mejor llamarlos productos industriales que alimentos nutritivos, el estrés emocional predomina a menudo…

Todo este conjunto de circunstancias hacen que nuestro sistema inmune esté activado crónicamente, que nuestros ejes de estrés estén activados, que nuestro cerebro pierda energía…

La punta del iceberg de la mayoría de patologías actuales es la resistencia a la insulina, a la leptina y a otras sustancias, causadas por un sistema inmunológico que está robando energía al resto de órganos para poder estar activado.

Si damos calma al sistema inmune, este podrá tener la energía necesaria para solventar muchos de nuestros problemas de salud. Esto se consigue cambiando hábitos de vida, como hacer ayuno intermitente o dejar de comer algunos alimentos que dañan nuestro intestino y nuestro sistema inmune. No se soluciona tomando medicamentos que no van a la raíz del problema o ingiriendo productos que cronifican esta situación.

Dar calma a los ejes de estrés, revisar nuestras emociones mal gestionadas para hacernos cargo de ellas y cambiar las creencias limitantes que ya no tienen cabida en nuestra vida por otras que nos ayuden a ser quiénes queremos ser, también forma parte de la solución, porque así también damos calma al sistema inmunológico.

Revisa las fuentes de la información que recibes, contrástala y observa si existe algún interés detrás.

Medita sobre qué te está limitando y te impide poner una solución de raíz y definitiva a tus problemas de salud. Tú eres el mayor interesado y beneficiario del cambio.

 

Mar Tárraga

 

Mar
Mar

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This